Inicio > Relax > 💖 Su Luna de Miel paso a paso 💖

💖 Su Luna de Miel paso a paso 💖

Organización de su viaje de novios

Cuando planeamos un viaje de novios, no sólo planeamos un viaje, en realidad comenzamos una de las grandes aventuras en pareja. Es el primer viaje como marido y mujer. Todo ello implica que, además de descansar tras una larga temporada administrando planes, proveedores y emociones, vuestra relación se ha puesto seria, maravillosamente seria.

Para que la organización de vuestro viaje no sea una completa odisea os recomendamos que tengais en cuenta varios puntos que os iremos mostrando a continuación:

Presupuesto

Aunque en numerosas webs o blogs especializados del sector no le dan valor o simplemente lo dejan en último lugar, es muy importante ser realistas y tener en cuenta el presupuesto que la «unidad familiar«, ya no sois uno sólo, podeis reservar despues de todos los gastos de la boda para vuestro viaje de novios.

Hay muchas infinidad de paquetes y/o circuitos que incluyen entre sus opciones la Luna de Miel con lo que podreis disfrutar de un pequeño extra en el trato y en los amenities de los hoteles, así como paquetes combinados que facilitan la posibilidad de combinar visitas culturales con estancias en playas de ensueño para finalizar el viaje en completo relax.

Pero si el dinero no es un problema, con la ayuda de su agencia de viajes el límite lo pondrá el globo terráqueo y podrá organizar una expedición a medida, sin límites, con increíbles opciones y destinos insólitos.

No obstante, desde Viajes Sunrans® queremos ofrecerle la posibilidad de financiar la compra de su viaje de novios en cómodos plazos sin intereses (hasta 6 meses) no tiene más que informarse en nuestro artículo sobre nuestra tarjeta de financiación de viajes o directamente solicitar nuestra Visa GEA gratuitamente.

No se debe olvidar que en los paquetes, circuitos o más aún en los viajes a la carta el presupuesto de gasto diario no suele estar incluido (gastos personales, recuerdos, regalos, etc) por lo que a la hora de ocnfeccionar el gasto del viaje hay que tenerlo en cuenta.

Muchas parejas piensan que pueden organizar su viaje por su cuenta para ahorrarse unos euros, pero en un porcentaje muy alto de estos viajes nunca sale como esperaban, los imprevistos son muchísimos, y el desconocimiento del lugar que se visita es alto, lo que viene a tener una mal recuerdo de lo que deberia de ser un viaje de ensueño. Los seguros de viaje no son obligatorios, pero si altamente recomendables y en la mayoria de las veces no se realizan por falta de conocimiento y luego, vienen los problemas, no dude que un agente de viajes siempre va a velar por su seguridad y por que su experiencia sea lo más positiva posible.

Es recomendable que vuestro presupuesto tire al alza, pues debe incluir el sinfín de imprevistos que surgen en los viajes, como problemas con los transportes, cambios de divisas, posibles accidentes y extras que nunca tenemos en cuenta.

La temporada

Dependiendo de la época de su enlace así tendrá que decidir el destino…… ten en cuenta que la temporada alta de las bodas va desde junio hasta octubre, por lo que la mayoría de las novios viven su viaje en esas fechas, además de coincidir con las vacaciones de mucha gente, raro es el que adelanta o atrasa su viaje para adaptarlo a cualquier circustancia. En este caso, os aseguráis un número altamente elevado de turistas que os acompañarán en vuestras fotos de pareja, esperas para visitar monumentos o comer y, sobre todo, una subida de precios espectacular.

No dude nunca en preguntar a su agente de viajes los mejores destinos para las fechas de su enlace, para que le facilite la elección del mismo.

Espíritu viajero

Si sois habituales de los aviones, las caminatas, los medios de transporte especiales, los idiomas y los ambientes dispares, os recomendamos no optar por las lunas de miel típicas que se limitan al uso de la  hamaca, el mar y un bufet libre amplísimo. Para vosotros está reservado una cantidad de destinos, parajes exóticos y experiencias únicas en lugares famosos y desconocidos, dependiendo de vuestro nivel de aventura.

Pero si apenas habéis salido de vuestro país de origen y habéis decidido probar suerte fuera del territorio nacional para este momento único, debéis elegir un destino que no suponga un shock excesivo. Podéis vivir una experiencia increíble, no os engañéis, pero intentad informaros bien de las costumbres del país o la zona en cuestión y dejad el miedo a un lado. También podéis organizar el viaje hasta el milímetro, contratar un guía y dejaros llevar. Pero, sobre todo, no os enfrentéis a una situación difícil si no estáis 100% seguros de ello. Eso sí: no hay nada como descubrir un mundo totalmente diferente.

Climatología

Los días disponibles deben estar claros y, según ellos, diseñar un viaje u otro. Porque, con el mito de la luna de miel, muchas parejas intentan abarcar un sinfín de destinos, descuidando el viaje al completo y dejando algunos lugares sin apenas visitar. La vida es muy larga, así que no os volváis locos y diseñad un viaje que podáis asumir en el tiempo disponible. Conformaos con menos destinos y más tiempo para los mismos.

¿Qué cosas hay que tener en cuenta en este sentido? El tiempo de los trayectos. Ya sabéis que, cuando se necesitan más de siete horas de avión, el destino visitado trae consigo cambios horarios que, además de sumarse a las horas de vuelo, reducen mucho los días. Así pues, y a pesar de recuperar el tiempo en el viaje de vuelta, contad los días de traslados como perdidos y haced vuestro planning en el lugar a partir de la jornada siguiente.

Multitud de parejas juntan el permiso de luna de miel en el trabajo con vacaciones y acaban acumulando un mes para recorrer el mundo, con destinos tan lejanos como Nueva Zelanda, Chile o Vietnam en su itinerario. Con ese tiempo y un presupuesto amplio, es límite solo lo marca la imaginación. Pero, si contamos con 10 días o 15 para la luna de miel, con dos o tres destinos más o menos cercanos sería suficiente, como lo que suelen hacer los amantes de América y el Sudeste Asiático.

Características del lugar

Cada país es un mundo gracias a todas las maravillas que lo nutren y lo hacen especial. Así, es conveniente estudiar a fondo el destino al que nos enfrentamos, pues hay que llevar la lección aprendida más allá de las consabidas vacunas. Si visitáis África, Sudamérica o Asia, principales referencias exóticas, infórmate sobre la alimentación y la climatología, quizá dos de los principales aspectos a tener en cuenta.

Por ejemplo, países como Jordania, Emiratos Árabes, Arabia Saudí o Kuwait son calurosos todo el año, pero increíbles como para dejarlos de lado. En ese caso, el invierno es mejor opción. Otros como India y Nepal sufren del Monzón y es mejor visitarlos entre noviembre y marzo.

Algunos de estos países incluyen en su cultura una gastronomía insólita para los occidentales o alimentos que jamás imaginaríamos como parte de un menú. Por ello, no está de más llevar un conocimiento previo para evitar sorpresas.

También es vital informarse sobre los medios de transporte de la zona, los idiomas y la sociabilidad de la gente, pues la educación no es igual en todas partes. Ante todo, respetad el lugar que visitáis, intenta adaptarte a sus costumbres, disfrutad y traeros un pedacito de esa tierra para hacer del mundo un lugar sin fronteras.

Si tiene alguna duda sobre que destino elegir consulte cómo elegir el destino perfecto para nuestra luna de miel que podrá encontrar en nuestra web.

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *